domingo, 31 de marzo de 2013

SEO Betsaide y la lucha por el hayedo de Zilbeti

    La defensa de SEO/BirdLife de la Red Natura, que reune al conjunto de espacios europeos protegidos, es ya conocida y se alarga en el tiempo aquí en Zilbeti, en donde se aloja la primera Zona Especial de Conservación creada en Navarra y en el resto de la Península Ibérica. La defensa de la ZEC Monte Alduide es estratégica, porque si se viola la primera, detrás de ella caerán las demás.
 
El Guernica de Picasso, pintado en las hayas del bosque de Zilbeti, Navarra

    En la Navidad del 2011, exactamente el día 25 de diciembre de ese año, la empresa minera MAGNA entró clandestinamente en el hayedo protegido, con el propósito de extraer 800 TM de mineral que necesitaba para hacer unas evaluaciones de calidad del mineral, a petición del su Consejo de Administración.
Ante este hecho, calificado de alevoso, las principales organizaciones conservacionistas de ambos lados del Pirineo, se unieron en la defensa de este espacio y lograron que la MAGNA se retirara sin hacer los destrozos que proyectaba.

 
 

    Una año después SEO/BirdLife y la Coordinadora Monte Alduide, reunen a los vecinos de los valles pirenaicos afectados por los proyectos mineros del Gobierno de Navarra, y decidieron celebrar el aniversario pintando el Guernica en los troncos de los árboles, buscando en el simbólico cuadro de Picasso un apoyo en su lucha por esta causa. Y así se hizo, en un trabajo que se sobrepuso a las dificultades técnicas que conllevan las propias dimensiones del cuadro y el lugar en donde se asienta.
 
 
 

    El Guernica de Zilbeti se convirtió en un motivo más para visitar el hayedo protegido y el lugar se convirtió en un punto de atracción de los amantes de la naturaleza. Pero este movimiento de lucha por la conservación de nuestros paisajes, como parte fundamental de nuestra cultura, ofendía a los promotores mineros. Lo cierto es que, al poco tiempo, el Guernica sufrió un atentado que buscaba su desaparición.
 
 
    Afortunadamente  el Ayuntamiento de Guernica se ofreció como refugio del hayedo y dedicó un pequeño parque urbano plantando siete hayas jóvenes, en representación de los siete herrialdes vascos, junto a la ermita de Santa Lucía.
 
 

    Ahora, tres meses después del atentado, las mismas fuerzas que lo crearon se unieron para restaurarlo y ayer se reinauguró en una fiesta popular en la que estuvieron presentes el Ayuntamiento de Guernica, txalapartas, versolaris, montañeros himalayistas, cantantes, artistas y una buena cantidad de amigos que colocaron más de 600 cintas a otros tantas hayas apadrinados.
 
 

    Fotografías realizadas por Gari Bilbao y Ramón Elosegui.