lunes, 12 de marzo de 2018

SALIDA ORNITOLÓGICA EN BARCO. LEKEITIO (Bizkaia). 10 de Marzo 2018


Nos personamos en el puerto de Lekeitio aceptando la invitación que nos brindaba Jon Zubiaur, un buen amigo con el que nos encontramos en el observatorio de S.Cristobal en Busturia (Urdaibai). Aquel día disfrutamos juntos de la observación de aves de Urdaibai y entre animadas conversaciones tuvo la gentileza de invitarnos a dar un paseo en su pequeña embarcación y disfrutar del avistamiento de las aves marinas. 

Por ello seguimos su recomendación de que Lekeitio era un lugar magnífico para observar el devenir de estas aves y a eso acudimos.






Ya en puerto, subimos a bordo y zarpamos con cielo nublado pero con buena mar para dar un paseo sin alejarnos mucho de la costa. Pronto empezaron a aparecer las aves típicas del ecosistema marino-costero:  alcatraces atlánticos (Morus bassanus), alrededor de una veintena de ellos durante la singladura, decenas de gaviotas patiamarillas (Larus michahellis), gaviotas sombrías (Larus fuscus), 2 gaviones atlánticos (Larus marinus), gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus), gaviotas reidoras (Choicocephalus ridibundus), cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo), cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis), págalo grande (Catharacta skua) y algunos passeriformes como bisbitas (Anthus sp) y colirrojo tizon (Phoenicurus ochruros).






Pero lo mejor del día llegaría enseguida: y es que un grupito de una decena de delfines mulares (Tursiops truncatus) nadaron muy cerca nuestro, pasando alguno por debajo de la embarcación.  Su perfil inconfundible, sus ágiles movimientos y rápida velocidad de nado y algún que otro salto fueron un auténtico deleite.


Fuimos recorriendo el litoral más cercano a Lekeitio, fijándonos en la línea de costa donde permanecían posadas las 3 especies más comunes de gaviotas y pudiéndose avistar también en los acantilados a ejemplares de cormoranes moñudos, que aprovechan las repisas de los farallones rocosos para anidar. 

De regreso , en la llegada a puerto vimos otra vez al colirrojo tizón, un trío de cornejas negras (Corvus corone), gorriones comunes (Passer domesticus), petirrojo europeo (Erithacus rubecula), gaviotas patiamarillas y las 2 especies de cormoranes: los grandes y los moñudos.









Después del almuerzo en su sociedad gastronómica, Jon nos llevó al faro de Santa Catalina, que como todas las puntas geográficas donde hay faro, es una privilegiada atalaya para la observación de las aves marinas y los cetáceos.  Una vez que llegamos a este bonito emplazamiento que posee incluso una cafetería , plantamos los telescopios y fuimos viendo pasar algunos "trenes" de alcatraces y las inefables y numerosas gaviotas patiamarillas. 

Algunas personas de las que estaban por allí, se acercaron y les dimos la oportunidad de mirar por los telescopios. 

Es éste un lugar, más protegido del viento que otros cabos de la costa de Bizkaia e inmejorable para realizar la RAM, (Red de observación de Aves Marinas). 


Con el ocaso, nos despedimos de Jon, agradeciéndole su amabilidad por invitarnos a su barco. Este lugar nos ha encantado y por eso seguro que volveremos.




Crónica y fotos:  Ana Mar y J.Javier.



No hay comentarios: