domingo, 18 de marzo de 2018

PROYECTO LIBERA- VOLUNTARIADO AMBIENTAL (POR LOS RIOS, EMBALSES Y PANTANOS) . 17 de Marzo 2018. El Regato (Barakaldo)



Organizamos para este día 17 de Marzo, simultáneamente al igual que en multitud de puntos de todo el Estado el segundo voluntariado dentro del Proyecto Libera, iniciativa de voluntariado ambienteal promovida y organizada por SEO-BirdLife en colaboración con ECOEMBES. Estas actividades se desarrollan en 35 provincias gracias a la participación de los GG.LL de SEO-BirdLife y a la colaboración de otras asociaciones y colectivos del campo medioambiental, cultural, social y vecinal. 

Nos dimos cita en este "pulmón verde" que es El Regato de Barakaldo para realizar una nueva 

Este segundo capítulo de la campaña lo poníamos en marcha con el lema 1m2 por los ríos, embalses y pantanos con el objetivo nuevamente de liberar de "basuraleza" nuestros ecosistemas fluviales y analizar los datos de residuos recogidos y hacer una estimación del impacto ambiental al entorno.



Acudieron a colaborar en nuestro voluntariado alrededor de una decena de personas, adultos y niños/as. Al igual que el año pasado, volvieron a arrimar el hombro y participar algunas personas de la Asociación de Vecinos de El Regato.

Tras las presentaciones de rigor, les explicamos el objetivo de esta campaña, el gran impacto ambiental que causamos al planeta por la enorme cantidad de residuos que generamos y que con la actitud incívica de mucha gente, nuestros espacios naturales se están llenando de "basuraleza", si, ese raro término que se ha acuñado para denominar toda esa cantidad de suciedad y residuos que se tira a la naturaleza y que están contaminando gravemente los recursos naturales y en este caso, los recursos hídricos, provocando un grave impacto en la biodiversidad y resultando también un serio problema de salud pública.







Seguidamente fuimos repartiendo el material para cada participante: petos de voluntario/a, guantes y bolsas de basura. Mostramos la zona de actuación donde retiraríamos los residuos: es decir las dos orillas del río del Regato, zonas a las que se pueda acceder sin dificultad y sin comprometer la integridad física de las personas voluntarias. 




Repartimos bolsas de diferentes colores, a tenor del tipo de residuo que se encuentre, bien sea para papel y cartón, envases, vidrio o resto de residuos. No obstante en ellas primeramente meteríamos todo tipo de residuos y sería ya al final de la jornada cuando iríamos clasificando cada residuo en su bolsa correspondiente.






Tras las 3 horas de arduo, farragoso y maloliente trabajo, teniendo que mojarnos en muchos casos por las orillas del río para alcanzar muchos residuos que permanecían acumulados en el agua y teniendo que emplearnos a fondo por encontrarse muchos envoltorios de plástico, enterrados en los bordes del río; retiramos 45 Kg de residuos de todo tipo a lo largo de 100 m2 que como a continuación detallaremos, evidencian que son tirados en momentos de esparcimiento, recreo y botellones juveniles convirtiendo este bonito paraje en un vertedero. 

Después de la incómoda tarea de recogida de basura, queda un trámite aún más desagradable y se trata de abrir las bolsas e ir separando y clasificando concienzudamente y contando los diferentes tipos de residuos y metiéndolos de nuevo en las bolsas para pesarlas.  Este análisis sirve para realizar un estudio de la cantidad y composición de la basuraleza que está degradando nuestros espacios naturales e impactando sobre la vida silvestre.  

Esta contabilidad nos permite emitir conclusiones como según el tipo de residuos sabemos el tipo de usuario/a que contamina este lugar y sus hábitos incívicos en el momento de su uso. 

Vimos que mucha basura es vieja y degradada, es decir que lleva contaminando mucho tiempo desde que se arrojó. Recogimos muchísimas colillas, botellas de cerveza, latas de refrescos, comida para gatos, tetra-bricks, envoltorios de plástico de chuches, sobres de azucarillos,... que como conclusión son muestra del incivismo de domingueros y de grupos de jóvenes haciendo botellón.








Entre la basura vieja, encontrábamos trozos de poliestireno (Poliexpan), tablas rotas, etc..












Finalizamos, deteniéndonos un rato a observar el nuevo aspecto del río, notando significativamente su mejor apariencia y deleitándonos con el plácido paseo natatorio de los ánades azulones como pareciendo agradecernos nuestra tarea ecológica y restaurar el daño causado por los humanos incivilizados. Una manera de intentar congraciarnos y ser solidarios con nuestra Madre Naturaleza.


¡¡¡¡ Mil gracias a tod@s por asistir y colaborar con nosotr@s!!!





Crónica y fotos:  Ana Mar y J.Javier.


No hay comentarios: