miércoles, 22 de enero de 2014

EXCURSIÓN A LAS MARISMAS DE SANTOÑA - 19 de enero 2014

    Inauguramos el calendario 2014 de excursiones del grupo local SEO-Betsaide, con una salida a las valiosas marismas de Santoña, una joya de la naturaleza cantábrica, con una amplísima biodiversidad y una larga lista de aves que se pueden observar en multitud de parajes de la villa conservera y pueblos colindantes.


 
    En el país Vasco amaneció una mañana serena y estable que nos hizo albergar esperanzas de un día no tan malo, estas se diluyeron al llegar a Cantabria y cerrarse el cielo. Estas primeras semanas de año, el invierno como tal no estaba apareciendo, todo lo contrario, estábamos teniendo unas suaves y atípicas temperaturas, incluso con viento sur y días despejados. Por ello y como algún día tenía que llegar, los rigores invernales mostraron su auténtica cara este domingo 19 de enero.

    
    En días anteriores nos habían llegado noticias difundidas por grupos afines como Aves Cantábricas, de la nutrida y variada lista de aves que se estaban avistado por el estuario del Asón (PN Marismas de Santoña, Victoria y Joyel) situándolas en lugares muy concretos, eso hizo que nos ilusionásemos con la posibilidad de atisbar unas especies que no siempre se tiene la fortuna de apuntar en los cuadernos de campo.



    Nos juntamos puntualmente a las 10:00h. En el Pólder de Escalante, en una explanada con el espacio suficiente para dejar el coche y plantar los telescopios en dirección a la ría homónima. Sin embargo y aunque nos habían recomendado el lugar para intentar ver significativas especies como zampullín cuellirrojo y somormujo de la misma variedad, la lluvia incesante solo nos permitió saludarnos (después de un mes sin estar juntos, enfrascados en la tarea del censo de milanos reales por toda la geografía bizkaitarra y alavesa, la sonrisa y la alegría de volvernos a ver  reinaba en nuestras caras) entre saludos se nos comunicó que en el puerto de Santoña  había una foca gris y decidimos dirigirnos hacia allí sin perder un minuto.



    En el puerto nuestra primera protagonista fue la hermosa foca gris (Halichoerus grypus) que se hallaba en un dique del muelle.  Lugar donde se había refugiado de los posibles oleajes para comer y reponer fuerzas. Es importante seguir las recomendaciones que desde AMBAR se están indicando, como:  “Mantener una distancia de seguridad no inferior a 10 metros, no rodear a la foca dejándole siempre libre el acceso al mar por si decidiera volver al agua, evitar ruidos y el  hablar alto y por supuesto mantener a los niños y perros controlados en todo momento”.
 
   


    Desde el mismo puerto, pudimos  observar a lo lejos Gaviones atlánticos (Larus marinus), Cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis) cerca de los barcos atracados, Barnaclas carinegras (Branta bernicla), Garceta común (Egretta garzetta), Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis), Cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo), Zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis), Eider (Somateria mollissima) y Colimbos grandes (Gavia immer).



    De allí y tras un breve receso para calentarnos y  tomar un café y un caldo, nos dirigimos al observatorio de la Arenilla, a resguardo del aguacero que se estaba colando ya entre nuestros huesos,  no ayundando nada el viento que pegaba de costado y que estaba poniendo a prueba nuestras ganas y afición.



    Desde este buen emplazamiento con la parte más abierta de la marisma delante, nos fijamos sobretodo en la lengua de tierra que aparece más elevada y la que concentra más multitud de individuos, atentos también a los lodos que picotean los limícolas en la bajamar. Algunas especies coincidían con las observadas desde el puerto. Desde aquí anotamos Zarapitos reales (Numenius arquata), Negrón (Melanitta nigra), Gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus), Chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula), Archibebe común (Tringa totanus), Martín pescador (Alcedo atthis), Anades silbones (Anas penélope), Garza real (Ardea cinerea), Gaviotas reidoras (Larus ridibundus), Barnaclas carinegras (Branta bernicla), Correlimos comunes (Calidris alpina), La espátula común (Platalea leucorodia), Gavión atlántico (Larus marinus), Eider (el juvenil y la hembra), Corneja negra (Corvus corone) y Charrán patinegro (Sterna sandvicensis).



    La jornada estaba siendo muy pródiga en observaciones y la siguiente parada fue el observatorio de Bengoa, en donde los limícolas se encontraban  a sus anchas, Bengoa es uno de los mejores lugares para ver muy facilmente y de cerca una buena concentración de ellos. Por el sendero que conduce al observatorio, se vieron Agujas colinegras (Limosa limosa), anátidas como los Porrones europeos (Aythya ferina), Anades frisos (Anas strepera), Cucharas comunes (Anas clypeata), Anade rabudo (Anas acuta) y los Cisnes vulgares (Cignus olor ), en la parte más inundada de Bengoa, también Pinzón vulgar ( Fringilla coelebs), Ostrero (Haematopus ostralegus), Zampullín común (Tachybaptus ruficollis), Gavión, Porrón moñudo (Aythya fuligula), Fochas comunes (Fulica atra), Mito (Aegythalus caudatus), Zarapito real (Numenius arquita), Garceta común (Egretta garzetta), Correlimos común (Calidris alpina), Archibebe común (Tringa totanus), Andarríos chico ( Actitis hypoleucos ), Gaviota sombría (Larus fuscus), Lavandera blanca ( Motacilla alba ) y Chorlito gris ( Pluvialis squatarola).


    Entre limícola, passeriforme y anátidas también nos dimos un merecido avituallamiento para meter calorías al cuerpo y entrar en calor, eso si,  siempre atentos a cualquier vuelo. Ya a las 16h. algunos compañeros decidieron marcharse y los que nos quedamos viendo que a ratos no llovía tanto, nos animamos a poner rumbo al puerto de Colindres, para seguir ampliando la lista ornitológica. 

   
    Una vez allí, los claros luchaban por ganar sitio a las nubes negras y no perdimos minuto para  concentramos en disfrutar de un Alca (Alca torda), Zampullín cuellinegro, Porrón bastardo hembra (Aythya marila), Colimbo grande, Andarríos chico, Correlimos común, Archibebe claro ( Tringa nebularia ), Aguja colinegra, pareja de Cercetas comunes ( Anas crecca ), Negrón hembra, Anades rabudos , Cormoranes grandes. En un paseo interior nos salieron passeriformes como un Bisbita pratense (Anthus pratensis ), Petirrojo (Erithacus rubecula), Lavandera blanca, Zorzal común (Turdus philomelos ), Triguero (Miliaria calandra), Estorninos negros (Sturnus unicolor) y pintos (Sturnus vulgaris) picoteando en la hierba juntos, Urraca ( Pica pica ), y las abundantes en estos lares : Gaviotas patiamarillas y sombrías.




    Cerca del observatorio de Colindres pudimos observar: Ostrero, Correlimos gordos (Calidris canutus) y comunes, Chorlito gris, Gaviota reidora, Anades rabudos, Gorriones molineros (Passer montanus ) y Focha común.




    Las ganas seguían aumentando proporcionalmente al listado de especies, así que nos fuimos para dar broche final  a la jornada, al punto de partida, donde  iniciamos el día: el ya conocido Pólder de Escalante donde disfrutamos del vuelo raudo y velocísimo de una pareja de Halcones peregrinos y dos juveniles, y a lo lejos en la otra orilla de la  ría , 9 Moritos (Plegadis falcinellus) y 23 Espátulas (Platalea leucorodia), donde se anotaba punto y final a la lista a la que como en un bucle que vuelve al principio la meteorología se encargaba de mandarnos concluir la visita, despidiéndonos con una pertinaz granizada. Nos llevamos la sensación a casa de que resistimos el embate de los elementos y exprimimos al máximo el día sacando un agradable sabor de boca. 

    Fue curioso que Cantabria nos recibió con un Arco iris y nos despidió con otro bien hermoso.

Fotografias de Pedro Perez, Angel Ruiz Elizalde y Ana Montoya. 
Crónica: Jjavier y Ana Mar.
 

No hay comentarios: