martes, 7 de mayo de 2013

26,27 y 28 de abril Excursión QUEBRANTAHUESOS

    El último fin de semana de abril, 9 integrantes del grupo local SEO Betsaide nos acercamos hasta el poblado oscense de Revilla, paraíso del quebrantahuesos.

 


    Nuestra llegada tardía el viernes nos hizo comprobar que es una de las pocas poblaciones que quedan sin alumbrado público en el Pirineo oscense, ya que fue abandonada en los años 60 y hoy en día las casas que han sido restauradas se utilizan solo en periodo vacacional.


 
    Entre el  frío y la oscuridad reinantes se encendió una luz y fuimos recibidos en la acogedora casa que gestiona la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) junto con la fundación Holandesa LammerGier Fonds (LGF), donde un bocado y un sueñecito nos harían recuperar fuerzas para cumplir con nuestra misión.


    Aunque ya lo anunciaba un parte meteorológico al que algunos no dábamos crédito, el sábado nos levantamos en medio de una espesa niebla y bajo una cortina de nieve. 

 
 

    Afortunadamente Kiko, de FCQ, vino a nuestro rescate. Aprovechamos la mañana con una estupenda explicación sobre nuestro amigo osteófago y contarnos la gran labor que realiza la fundación. Podéis conocer más y colaborar con ellos a través de su web.


 
 

    En lo más interesante de la charla el tiempo decidió aclararse y salimos raudos hacia la senda de los miradores, con impresionantes lugares desde donde poder observar los extraordinarios quebrantahuesos.

 
 
 
 

    Éstos nos agraciaron con varias pasadas en su ruta hacia sus nidificaciones.


 
 
 

    Por supuesto en semejante paraíso natural pudimos ver mucho más: alimoches, alcotán, águilas calzadas, buitres leonados, ratoneros, milanos reales, chovas piquirrojas y piquigualdas, pico picapinos, mosquitero papialbo, mosquitero común, colirrojos tizones, tarabillas, mitos, carbonero común, carbonero garrapino, vencejos, aviones, golondrinas y más...



    Más tarde nos dimos una vuelta por Tella, pueblo compartido por brujas y creyentes.

 

    Allí realizamos la ruta de las ermitas, un precioso paseo circular entre bosques y paisajes espectaculares.

 

    El domingo nos dirigimos al castillo de Aínsa, hogar del  Eco Museo de la Fauna Pirenaica. 


    El personal de la fundación nos mostró el centro de recuperación de rapaces y pudimos ver cómo se curaban los búhos reales, los busardos ratoneros, un águila culebrera y un águila calzada.


    La muralla es un lugar magnífico para ver pasar todo tipo de rapaces.

    Hicimos un último intento de ver mejor al quebrantahuesos acudiendo a uno de los muladares cercanos, y aunque el cielo se volvía cada vez más oscuro, uno de ellos nos regaló un vuelo cercano.



    Ya satisfechos por haber cumplido nuestro objetivo, cerramos el fin de semana con una copiosa comida de despedida y pusimos rumbo a casa, esperando volver con mejor meteorología.

Muchas gracias a nuestros fotógrafos, Quique Casal, Pedro Perez, Gari Bilbao y Edv de la Parte.