lunes, 22 de enero de 2018

MARISMAS DE SANTOÑA. (Capítulo II) 20 Y 21-1-2018.


Una semana después decidimos volver a recorrer las marismas de Santoña para tratar de avistar algunas especies de aves que desde la comunidad vecina 
se estaban viendo. Durante los días anteriores nos llegaban comunicaciones de compañeros que informaban de la presencia de
alguna rareza. Fue un fin de semana intenso disfrutando de la observación de hasta 80 especies de aves que anotamos como es
costumbre en nuestros cuadernos de campo. Pero lo mejor fue encontrarnos con nuestros amig@s de Cantabria y reencontrarnos, 
como en la semana pasada, con compañeros/as de los grupos locales de SEO-Guadarrama y SEO-Barcelona, que venían de excursión (éstos últimos, en su salida organizada y guiada con un nutrido grupo de personas)
y además conocimos también a nuevos compañeros de Toledo y País Vasco que por allí estaban disfrutando de las aves.

El sábado 20 el planning de paradas en los puntos de observación fue el habitual: en el puerto y paseo marítimo de Colindres permanecimos poco tiempo
ya que aún no había bajado del todo la marea y no había mucha presencia de aves acuáticas. Nos detuvimos más tiempo junto al campo de fútbol
donde se encontraban alimentándose en el césped 35 estorninos pintos (Sturnus vulgaris), un zorzal común (Turdus philomelos), bisbita pratense (Anthus pratensis),
colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), jilguero (Carduelis carduelis), gorrión molinero (Passer montanus), gorriones comunes (Passer domesticus), un grupo de gaviotas sombrías (Larus fuscus) y patiamarillas (Larus michahellis),
urraca (Pica pica), lavandera blanca (Motacilla alba) y corneja negra (Corvus corone).












Segundo punto: Monasterio de Montehano. Por las cubetas y en las orillas de la marisma, las ardeidas y los limícolas buscaban alimento: garcetas comunes (Egretta garzetta),
garceta grande (Egretta alba), andarríos chico (Actitis hypoleucos), archibebe común (Tringa totanus) y archibebes claros (Tringa nebularia),
zarapitos trinadores (Numenius phaeopus), garza real (Ardea cinerea), una mutilada aguja colipinta (Limosa lapponica), la cual tenía la pata derecha rota, que arrastraba
y cojeaba ostensiblemente, una tara que dificultaba su supervivencia. Las demás aves detectadas fueron: petirrojo europeo (Erithacus rubecula),
zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis), somormujo lavanco (Podiceps cristatus), el cuarteto lárido: gaviotas sombrías (Larus fuscus),
gaviotas patiamarillas (Larus michahellis), gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus) y gaviota cabecinegra (Larus melanocephalus),
y finalmente un ejemplar de águila pescadora que permanecía posado en un tronco caído cerca del suelo del banco de arena dando buena cuenta de un pez (probablemente un mugle),

Fue en este momento que vimos al águila pescadora cuando llegaron nuestros compañeros/as del Grupo Local SEO-Barcelona y público asistente a su excursión, a los que les mostramos
dónde se encontraba la peculiar águila de hábitats costeros y acuáticos de interior, especie que cría en el centro de Europa y Escandinavia, que inverna en diversos humedales peninsulares y 
en la que se está trabajando en programas de reintroducción en los humedales más destacados del Cantábrico. Solamente estuvimos un rato con ellos, ya que después de un viaje tan largo,
tenían el horario muy ajustado para todos los puntos que tenían pensado visitar. No obstante volveríamos a coincidir con ellos a la tarde antes de su regreso. 


















Otra parada tradicional que solemos efectuar es el puerto de Santoña, lugar donde siempre estamos atentos por si aparece el somormujo cuellirrojo, ave que se está observando los últimos
inviernos pero que solamente se está detectando un indivíduo. No fue esta vez el caso pero sí que estaban presentes el zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis), cormoranes grandes y dos 
cormoranes moñudos (Phalacrocorax aristotelis), colimbo chico (Gavia stellata) y el colimbo grande (Gavia immer), gavión atlántico (Larus marinus), gaviotas patiamarillas y gaviotas sombrías.
Desde el muelle, se podía atisbar a lo lejos, en medio de la bahía, al macho de eider común (Somateria mollissima), un tarro blanco, barnaclas carinegras (Branta bernicla) y el vuelo de un
charrán patinegro.

En el puerto nos encontramos con nuestro amigo Álvaro Bustamante, que nos informó que había observado al zarapito de Hudson (Numenius hudsonicus), una rareza por nuestras latitudes. Es el 
primo lejano americano del zarapito trinador, ya que su plumaje es practicamente idéntico y solamente es claramente distinguible en vuelo, cuando se puede apreciar que su obispillo no es
blanco como el de nuestro trinador sino que presenta los mismos colores y diseño que el resto de su manto.














Fuimos con Álvaro hasta la pasarela de Cicero, que suele ser otro de los puntos ineludibles de nuestro campeo por las marismas. Costó mucho encontrarle ya que a diferencia del zarapito 
trinador, se mostraba mucho más tímido y permanecía oculto tras las pequeñas matas de plantas herbáceas. Ya intuímos que mostraba un carácter diferente y Álvaro nos confirmó que se trataba de él
pero solamente asomaba la cabeza y cuello tras las hierbas. Después de un rato sin quitarle ojo, se decidió a salir, dando algunos paseos y en una de ésas que movió algo las alas, pudimos ver 
el carácter diferenciador de su obispillo. No solo le dedicamos miradas al z.hudson sino que siendo como es un espléndido lugar para limícolas, también nos fijamos en los demás zarapitos, el real y el trinador, este último siempre haciéndose
notar silvando y en el trío gaviotero: patiamarillas, reidoras y sombrías en busca de karramarros. También presenciamos a una espátula (Platalea leucorodia), un aguilucho lagunero occidental (Circus aeroginosus),
el paso raudo del halcón peregrino y un mosquitero común (Phylloscopus collybita).

Tras ésto, de camino a Santoña, breve parada en el pólder de Escalante donde anotamos de nuevo el vuelo del halcón peregrino y en la campiña ánsares comunes (Anser anser), barnacla cariblanca (Branta leucopsis),
un cuarteto de cigüeñas blancas (Ciconia ciconia), tarro blanco , en la ría: zarapitos reales, garza real, cormoranes grandes y sobrevolando todo el paisaje, un milano real (Milvus milvus). 

Después de la comida, el siguiente paraje a inspeccionar fue la ría de Boo, cerca del observatorio de Bengoa. Desde allí a uno y otro lado del dique las más habituales y abundantes suelen ser las anátidas: ánades 
rabudos (Anas acuta), azulones (Anas platyrhynchos), cercetas comunes (Anas crecca), cucharas comunes (Anas clypeata), silbones europeos (Anas penelope), porrones europeos (Aythya ferina), ánades frisos (Anas strepera),
y de otras familias orníticas: zampullines cuellinegros, zampullín chico, colimbo grande, garceta común, archibebe común (Tringa totanus), la terna de gaviotas habituales y 3 ejemplares de moritos (Plegadis falcinellus).










Viendo que la luz vespertina iba poco a poco disminuyendo, regresamos al punto de partida: el paseo marítimo de Colindres, donde nuevamente nos encontramos y ya nos despedimos de nuestros compañeros del GL.SEO-Barcelona, 
que iban a emprender el regreso. Permanecimos hasta que cayó la noche, junto a otros compañeros de Toledo disfrutando de la presencia de los limícolas y otros. La lista la integraron: archibebes claros, chorlitos grises (Pluvialis squatarola),
gaviotas, ánades rabudos, cercetas comunes, silbones, azulones, porrones europeos, espátulas, andarríos chicos, más de un centenar de correlimos comunes (Calidris alpina), agujas colipintas y colinegras, ostreros (Haematopus ostralegus), 
vuelvepiedras (Arenaria interpres), chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula), archibebes comunes, agachadiza (Gallinago gallinago), cormoranes grandes y una cincuentena de garcillas bueyeras (Bubulcus ibis) tomando sitio en su dormidero.
















Domingo 21: Empezamos a las 9:30 h. repitiendo visita al paseo marítimo de Colindres, volviendo a acaparar el protagonismo de nuestras observaciones, los limícolas: archibebes claros, zarapitos reales y trinadores, andarríos chicos, chorlitejos 
grandes, archibebes comunes y del resto : las tres especies de gaviotas ya citadas, ánades rabudos, azulones y silbones, cercetas comunes, charrán patinegro, bisbita pratense, lavanderas blancas, colirrojo tizón, gorriones comunes, jilgueros, 
pinzón vulgar, estorninos pintos, petirrojo, cetia ruiseñor, gorriones molineros y busardo ratonero.

La siguiente parada la efectuamos en un lugar que no visitamos tanto como los demás emplazamientos ya que se situa a un lado de la carretera de acceso a Santoña y para llegar a él requiere aparcar en un exiguo espacio junto a la carretera y para su
observación hay que realizarla a escasos metros de la concurrida y peligrosa carretera. Este lugar se denomina Gandarias y se trata de prados húmedos ganados a las marismas desde donde avistamos 16 alcaravanes (Burhinus oedicnemus), curiosa ave limícola
de llamativos ojos saltones, curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), mosquitero común, carbonero común y herrerillo común.




Tras este breve inspección, seguimos el recorrido habitual al polder de Escalante, Montehano, puerto de Santoña y final, cerrando el círculo de nuevo en Colindres, donde nos volvimos a encontrar con nuestros compañeros/as del G.L.SEO-Barcelona y demás asistentes a su excursión volviendo a disfrutar todos juntos de la observación de los limícolas. 











Durante este día la lista de aves fue muy similar a los avistamientos del sábado tal como 
detallamos ántes.


























No hay comentarios: