miércoles, 4 de septiembre de 2013

NOCHE INTERNACIONAL DE LOS MURCIÉLAGOS - BAT NIGHT - CABEZÓN DE LA SAL, 24 de AGOSTO 2013

    En pleno mes vacacional,  los compañer@s del grupo local SEO Betsaide nos hemos repartido por diversos lugares, bien para realizar diferentes acciones de voluntariado,  para cursos, visitas y apoyo en anillamientos o bien para el disfrute de días de campo y mar, y así seguir aprendiendo de nuestra querida avifauna y de todo aquello que se mueve.
En esta ocasión, nos reunimos para disfrutar de un grupo de animalitos que nada tiene que ver con las aves, por tratarse de mamíferos, a pesar de tener en común con ellas, su sorprendente capacidad de volar.  

 
    Pues si, se trata de los murciélagos, ellos son los protagonistas de este 24 de agosto, donde los miembros de la asociación CEA (Centro de Estudios Ambientales) de voluntariado ambiental para el estudio y protección de los murciélagos, celebraron por primera vez en la localidad de Cabezón de la Sal (Cantabria) “LA NOCHE INTERNACIONAL DE LOS MURCIÉLAGOS".  Evento que se celebra el mismo día, en más de 30 países y en diferentes localidades de la península, todo ello con el objetivo de concienciar a la ciudadanía a través del conocimiento, de la necesidad de conservación de esta especie.
 
 
 
   
    Hasta allí acudimos Ana Mar y yo (J.Javier), para encontrarnos y apoyar a nuestros compañeros de grupo Ángel Ruiz Elizalde, Javier Aizcorbe y Silvia Fernández y a los compañeros del CEA Javier García Oliva e Isidoro Fombellida y demás integrantes del CEA.




    Vivimos una bonita experiencia, en la que los miembros de la asociación se volcaron en hacer las delicias del alrededor del centenar de personas que nos congregamos allí, haciendo disfrutar tanto a niños como a mayores con los talleres infantiles de dibujos y manualidades, colocación de cajas refugio, y de las  interesantes y excelentes  charlas:  Javier García-Oliva  "Introducción a los Murciélagos" e Isidoro Fombellida: "Murciélagos de Cantabria"   y el agradable  paseo nocturno por uno de los caminos cercanos, para detectar por medio de sensores de ultrasonidos, la presencia y el paso de los murciélagos que por allí estaban.


 
 
    A la mayoría de las personas  cuando se les menciona estos animalitos, tienen una idea bastante similar, los identifican como animales oscuros, de ultratumba, agresivos y  de aspecto feroz, influenciados quizás,  por las leyendas e historias que se cuelan entre la literatura y el folklore popular y por el cine, que  también los ha popularizado vinculándolos con vampiros. Pero sin embargo son unos mamíferos insectívoros de los que se desconoce su vida y costumbre no solo por la gran mayoría de las personas sino también por muchos de los amantes de la naturaleza. 

 
    En las charlas nos explicaron que en la península Ibérica viven unas 34 especies de murciélagos, y de ellos 23 están presentes en Cantabria. Algunas de estas especies son: los Pipistrellus, los murciélagos ratoneros, los murciélagos de herradura (llamado así por una máscara facial que le da a la cara un aspecto característico), los orejudos, murciélagos de cueva, hortelanos, etc… También se clasifican en fisurícolas (habitan en grietas de edificios o huecos), cavernícolas (habitan en cuevas o estancias de edificios abandonados) y arborícolas. Nos contaron también la situación poblacional y hábitat en la región cántabra. Destacando que todas las especies de murciélagos identificadas en España están protegidas por la legislación estatal.

 
    Una vez familiarizados con las características y costumbres de estos singulares animales, que tanto recuerdan a roedores pero que no tienen nada que ver con ellos, nos juntamos a las 22:30 de la fresquita noche, para iniciar el paseo. Antes de comenzar una lechuza nos deleitó con su ir y venir, seguido se hicieron grupos de 5 o 6 personas para marchar junto con un monitor que llevaba el aparato receptor de ultrasonidos, como su nombre indica los murciélagos emiten unos sonidos de bajísima frecuencia, que son inaudibles para el oído humano y mediante estos sensores se puede detectar su paso o presencia, ya que cada especie tiene una frecuencia diferente y cada vez que pasa cerca el aparato emite sonidos.
 
    Durante el paseo marchamos junto a nuestro monitor y compañero Ángel, juntándonos durante bastantes veces con varios de los grupos que se habían formado y pudimos apreciar claramente el paso de una especie muy frecuente y fácil incluso de ver, como son los Pipistrelus Pipistrelus (Murciélago común) y al Pipistrelus  Kuhlii (murciélago de borde claro), y digo ver, porque los vimos muy muy bien, pasando muchísimas veces raudos y veloz, muy cerca de nosotros, capturando insectos constantemente. Una de estas veces uno de ellos nos dejo alucinados, mientras observábamos una polilla de gran tamaño, el pipistrellus pipistrellus o murciélago enano acudió rápidamente capturándola y  envolviéndola con sus alas membranosas. Fue un instante fugaz pero visto perfectamente y que nos dejó con la boca abierta.

 
    Ya  finalizando el recorrido, también apareció para que no nos olvidáramos esa noche de las aves,  un autillo, lo vimos posado por unos pocos segundos pero suficientes para admirarlo hasta que se alejó por un huerto, sin embargo lo volvimos a detectar al escuchar su continuo canto aflautado, "tiuu”, "tiuu”…


    En conclusión, Un día genial, y una experiencia diferente. Esta Noche de los murciélagos fue a todas luces interesantísima y altamente recomendable.


    Muchas gracias  y enhorabuena  a Javi,  Angel, Silvia, Javier García Oliva  e  Isidoro Fombellida así como a todos los demás compañeros del CEA, por el gran trabajo que estáis realizando y por hacernos disfrutar de este gran día.