jueves, 28 de febrero de 2013

Inmortalizando al quebrantahuesos en Buseu

Sábado 22 y domingo 23 de febrero

    Seis intrépidos "pajareros" de distintos puntos de la geografía española nos dimos cita el pasado fin de semana en la localidad de Buseu, en el término municipal de Baix Pallars (Lleida) con un único objetivo: fotografiar al quebrantahuesos (Gypaetus barbatus). Algunos de nosotros condujimos hasta siete horas para llegar a Buseu, un pueblecito despoblado que sobrevive al olvido gracias al empeño de Jordi Canut, quien una vez a la semana rellena un comedero al que acuden buitres leonados, buitres negros y quebrantahuesos.
Estos últimos constituyen la especie más difícil de fotografiar para quienes no habitamos cerca de la montaña. Este ave carroñera se caracteriza por su alargada cola y sus llamativos colores, así como una mirada penetrante que hipnotiza a cualquiera. El quebrantahuesos está en peligro de extinción por la mano del hombre (¡qué raro!) De hecho, su principal causa de mortalidad es el envenenamiento.


    Cámara en mano nos plantamos en los dos hides (propiedad de Jordi Canut) provistos de cristales espía. Este tipo de cristal permite observar a las aves sin ser visto, aunque tiene el inconveniente de que pierdes entre uno y dos puntos de luz. Aunque los hides estaban bien equipados, nuestra estancia coincidió con una ola de frío siberiano, así que os podéis imaginar el frío que pasamos... (desde luego en los hides se estaba mucho mejor que en el exterior). Por eso es importante ir bien equipado y ropa adecuada.

    El sábado, mientras Jordi Canut distribuía los despieces de carne en el comedero, a escasos metros suyo, casi un centenar de buitres leonados esperaban ansiosos su festín. A continuación, llegó media docena de buitres negros y media hora después, lo hacía un ejemplar joven de quebrantahuesos. Desde el punto de vista fotográfico fue una jornada muy productiva... ¡Ni más, ni menos que 20 gigas de fotos!

    Al día siguiente, "solo" se acercaron siete ejemplares de quebrantahuesos, haciendo honor a su nombre, pues ya no quedaba nada carne. Además, también pudimos observar varios ejemplares de zorzal charlo y pinzón común. Nos tomamos el día con más calma, aunque con las mismas ganas de fotografiar a las aves. Nos hubiera gustado contemplar el águila real, pero no hizo acto de presencia.

    Y así transcurrió el fin de semana, compartiendo bromas y anécdotas "pajareriles". La verdad es que lo pasamos muy bien y fue gratificante ver de cerca el trabajo de Jordi Canut. Desconozco si es su medio de vida o simplemente un hobby, pero es increíble la manera en la que se relaciona con las rapaces.

    A continuación os dejamos alguna de las fotos mas impactantes.


Decenas de buitres leonados buscan comida


Precioso ejemplar de buitre negro
 

Quebrantahuesos adulto con mirada desafiante



Quebrantahuesos joven, en vuelo, sosteniendo una pezuña de cordero


Quebrantahuesos adultos haciendo cabriolas aéreas


Quebrantahuesos subadulto momentos antes de tragarse un hueso


Zorzal charlo


Los protagonistas del fin de semana. Guillermo, Roberto, Joseba, Carlos, Cesar, Armando y Jordi