miércoles, 30 de diciembre de 2015

RECORRIDO ORNITOLÓGICO POR LA ARBOLEDA. Valle de Trápaga. Bizkaia. 27-12-2015.


Para despedir este año 2015 y aprovechando el periodo vacacional de algunos de los integrantes más jóvenes del grupo, con ganas de aprender un poco más sobre las aves y su entorno, este domingo 27 de diciembre decidimos realizar una excursión por La Arboleda, barrio del municipio de Trapagaran (Bizkaia).   


Ya en los aledaños de la estación del funicular pudimos ver y  escuchar los cantos del Pinzón vulgar (Fringilla coelebs), Jilguero europeo (Carduelis carduelis), Petirrojo (Erithacus rubecula) y Carbonero común (Parus major). El que fue creado en el año 1926  para llevar a los mineros  a las minas de hierro,  puntual como siempre, este domingo nos subiría a nosotr@s hasta la Reineta para que pudiésemos comenzar nuestro camino. 

 
Empezamos a ascender sin perder ojo y contemplando durante el trayecto, las magníficas vistas.  A lo lejos se divisaba la Ría del Nervión, diez minutos tardamos en llegar a lo alto, para contemplar una vez arriba  el hermoso  entorno de La Arboleda.


Nada más salir del funicular nos dimos cuenta de que  arriba el día no estaba tan apacible como en el Valle, ya que soplaba un frío y fuerte viento. 


 
 
Aunque con meteorología así, la presencia de aves suele ser escasa, tuvimos ocasión de avistar unas cuantas de ellas que nos ofrecieron unos  buenos momentos  de observación. Fuimos bordeando los lagos de esta antigua zona minera.


 

 
 

y las primeras especies no se hicieron esperar. Los sociables y confiados Petirrojos europeos (Erithacus rubecula) aparecían por doquier entre arbustos y matorrales o bien en medio de los senderos, a escasos metros de nosotr@s. 


También Tarabillas europeas (Saxicola rubicola) dejándose ver siempre encaramadas en lo alto de los matorrales y tojos, unas veces un solo individuo adulto, otras, con su pareja y el retoño juvenil. 


Seguimos con una Lavandera blanca (Motacilla alba) y enseguida tuvimos que enfocar los prismáticos bastantes metros hacía el cielo, donde dos Cernícalos vulgares (Falco tinnunculus) se cernían colgados en el aire, pero no como de costumbre, sino literalmente, ya que el fuerte viento reinante les sostenía sin tener ellos que batir las alas. Merced a esto, tuvieron que efectuar varias acrobacias y picados.




 

Las Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis)  entre las que se distinguían claramente los ejemplares juveniles que se mecían con el viento.


Aparecieron  por allí los negros córvidos y donde se pudo apreciar  la comparación de tamaño y diferente forma de la cola entre un Cuervo (Corvus corax) y la Corneja (Corvus corone).

 
En los dos primeros lagos que visitamos no había apenas aves acuáticas, tan solo apareció timidamente una Focha común (Fulica atra)


y una pareja de Ánades azulones (Anas platyrhynchos).  Visto lo cual, seguimos escudriñando el cielo y el borde de los montes colindantes como el Mendibil por si alguna rapaz apareciera, como así fue, un Busardo ratonero (Buteo buteo) sobrevoló la misma zona escarpada por donde se cernió el cernícalo hasta alejarse y posarse en la valla de una parcela. 

 

Terminamos el paseo dando una vuelta por la laguna más cercana al pueblo, en la que tranquilamente se agrupaba una nutrida representación de Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis). Muy próximos a ellas, en una de las rocas que emergen, permanecían inmóviles dos Cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo), uno de ellos juvenil, con su contrastado pecho y vientre blancos. Por último un Ánsar común (Anser anser) y varias parejas de Ánades azulones, algunos de ellos  con el curioso aspecto que ofrecen los ejemplares híbridos, es decir fruto de reproducirse con otras especies similares o asilvestradas. 

Llegamos al pueblo de La Arboleda, donde comimos y después de ello, hacia las 17:00 h, quedando ya pocas horas de luz fuimos acercándonos a la estación para bajar en  el funicular y poner con esta excursión, final a este 2015  y ya con ganas de inaugurar las actividades del inminente 2016.


Despidiéndonos con pena de nuestra ave del año 2015  "la Tórtola europea" Streptopelia turtur, pero con la esperanza  de que en el 2016 la situación mejore para ella.

La tórtola europea, ave del año 2015, quiere un plan de acción para 2016

La tórtola europea (Streptopelia turtur) ha sido la protagonista de 2015 en SEO/BirdLife. Sin embargo, el ave del año que ahora termina tendrá tareas pendientes en 2016: su conservación precisa de un plan de acción que mejore su delicado estado poblacional. En concreto, el número de ejemplares en Europa cayó en un 70% entre 1980 y 2014. En España, donde se analiza su evolución desde 1996, se ha detectado un descenso del 30%. Este declive ha convertido a la especie, que solía ser muy habitual en los paisajes agrarios y forestales de la península, en casi una rareza en algunas zonas de España. El próximo año, SEO/BirdLife presentará una hoja de ruta para la tórtola europea en las primeras jornadas sobre su conservación que se celebran en España, en la que se reunirán todos los sectores implicados.

Y dando la bienvenida  al Gorrión común (Passer domesticus)


Crónica: Jjavier y Ana Mar.
Fotografías: Eñaut Zaitegui y Erlantz Zaitegui

No hay comentarios: