martes, 19 de agosto de 2014

VISITA ORNITOLÓGICA POR LA RIA DEL NERVIÓN Y PASEO POR LA ARBOLEDA. 12-7-2014.

Este es el tercer verano que el Ayuntamiento de Barakaldo en colaboración con el CIHMA (Centro de Interpretación Histórica y Medio ambiental - Luís Choya Almaraz) organiza  recorridos por la Ría del Nervión, para mostrar y dar a conocer a los ciudadanos las curiosidades del entorno industrial y   la   transformación histórica de las dos márgenes de la Ria.


Para disfrutar de la salida en barco por la Ría, el día 12 de julio algunos compañeros del grupo nos acercamos a la dársena de Portu en Barakaldo,  con la intención además de poder  observar desde otro punto de vista la avifauna que habita en este humanizadísimo entorno, arteria fluvial que ha dado vida y pujanza a la comarca del Gran Bilbao.



En esta ocasión contamos con la compañía de Félix, Coordinador del Grupo Local SEO-Vanellus, de Madrid, que aprovechando que se encontraba estos días en Bilbao, vino con nosotros a realizar la visita.

En el embarcadero, antes de subir al bote que nos llevaría al “Txinbito”, barco con el que realizariamos el recorrido, unos actores nos sorprendieron con una presentación teatralizada introduciendo al visitante de forma muy divertida y participativa en la historia de Barakaldo y alrededores, dinamizando con la gente con un simpático concurso de preguntas.


Ya en el barco, con las explicaciones de la visita guiada de fondo, nos pusimos a lo nuestro, prismáticos en ristre y con un ingrediente tan bilbaíno, como es el sirimiri, que quiso dar ambiente al lugar. Pusimos el ojo avizor, inspeccionando las orillas de ambas márgenes, encontrando Lavanderas blancas (Motacilla alba), Garceta común (Egretta garzetta), Gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus), además de algunas Gaviotas cabecinegras (Larus melanocephalus) y las siempre habituales Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis).


Las poblaciones de las dos orillas iban quedando atrás, con el linde imaginario que las divide, invisible a los ojos del foráneo, ya que una calle, tal vez una carretera o quizá un pequeño río es la línea divisoria entre municipios pero desde la atalaya del "Txinbito" toda la masa urbana se hace una sola, pero perfectamente perceptible para sus habitantes, a la derecha: Astrabudua, Erandio y Getxo bañan sus límites en la ría y en la Margen Izquierda: Barakaldo, Santurtzi, Portugalete, con su imponente Puente Colgante, que hace pocos años fue declarado por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad.






Nos fijábamos a menudo en las orillas, claveteadas de rocas y los sedimentos y lodos acumulados durante largo tiempo, estas zonas suelen ser bastante interesantes por la presencia de limícolas. Uno de los parajes más destacados de la Ría es la Vega de Lamiako, en la márgen derecha, entre Erandio y el Puente colgante. Se trata de un pequeño humedal en la desembocadura de un río, en el que aún se conserva un carrizal y en el que en un entrante de la Ría, se forma una playa de lodos, en la que se pueden observar limícolas. Desde aquí, la anchura fluvial ya es considerable, denotando que estábamos cerca del Puerto de Bilbao, el enorme Abra.










El "Txinbito" desde el Abra, viró para contracorriente iniciar el regreso al punto de partida. Desde la parte alta del barco, observamos en las rocas de la orilla, algún Cormorán grande ( Phalacrocorax carbo ), el vuelo de un Milano negro (Milvus migrans), y un Busardo ratonero ( Buteo buteo ) así como unos Cernícalos vulgares (Falco tinnunculus ). La travesía estaba siendo muy poco prolífica en aves y al volver a pasar por Lamiako, enfocamos los binoculares otra vez  intentando percibir el más mínimo movimiento.


Para cuando nos dimos cuenta, ya estábamos otra vez en tierra firme. Las dos horas pasaron rápidamente casi sin darnos cuenta.
Mario,JJavier, Ana Mar, Fernando y Oier

Viendo que este recorrido se nos había hecho muy corto en tiempo y en aves, que mejor manera de realzar la jornada que con un paseo por La Arboleda,  bello paraje de reminiscencias mineras y así aprovechar para que lo conociese Félix, nuestro compañero de Madrid.


Una vez llegamos a la Reineta tomamos  un sendero ascendente partiendo de Barrionuevo, cruzándose con nosotr@s varios Escribanos cerillos (Emberiza citrinella ), Vencejos comunes (Apus apus), Tarabillas comunes ( Saxicola torquatus ), tanto parejas adultas, como individuos jóvenes, especie que observamos a menudo durante todo el recorrido circular hasta los pequeños lagos que se han formado en las cubetas de las antiguas minas; entre ellas también apareció otra muy similar a ellas pero no se trataba de la común sino la Tarabilla norteña (Saxicola rubetra), bien distinguible por su patente ceja. Una vez en lo alto del cerro, al lado de los bosques, se ampliaba el horizonte con la panorámica sobre la populosa comarca del Gran Bilbao, divisándose hasta el Abra. La lista de aves se iba sucediendo... Jilguero ( Carduelis carduelis ), Petirrojo (Erithacus rubecula), Pinzones vulgares ( Fringilla coelebs ), Gaviotas patiamarillas (Larus michahellis), Chochín (Troglodytes troglodytes), Verderón común (Chloris chloris) y al llegar al pinar, Herrerillos capuchinos ( Parus cristatus ).


Llegamos al entorno del monte Mendibil y desde allí fuimos descendiendo en dirección de nuevo a La Arboleda. Las rapaces se fueron presentando por el espacio aéreo: Buitres leonados ( Gyps fulvus ), Milanos negros ( Milvus migrans ) y un Busardo ratonero ( Buteo buteo ). Bajando por una ladera, nos llamó la atención de un Cuervo ( Corvus corax ) que estaba posado en un prado , el fulgor de algunas de sus plumas, que como si fuera una ilusión óptica, parecía que las tenía blancas, pero en cuanto despegó nos dimos cuenta que el efecto era por el reflejo de la luz.

De nuevo en los caminos que llevan a los lagos, escuchamos el canto de dos melodiosos Sylvidos: una Curruca capirotada ( Sylvia atricapilla ) y otra Curruca cabecinegra ( Sylvia melanocephala ).

Sin ganas de que terminase, dimos aquí por concluido un bonito día,. agradeciendo a Felix su visita y esperando verle pronto de nuevo.

 

Crónica: Jjavier y Ana Mar.
Fotografías: Quique, Felix, Ana Mar

No hay comentarios: