sábado, 22 de junio de 2013

Actividad familiar e infantil por el bosque de Armentia

    El domingo  16 de junio los compañeros del grupo local SEO Betsaide organizamos la  Actividad familiar 'Visita al bosque de Armentia'  dirigida esta vez a los más pequeños de la casa y a sus padres. 
 
 
    El  objetivo  de la visita guiada era acercar a los niños a la naturaleza, para que aprendieran  a  observarla, quererla  y vivirla con respeto y   al mismo tiempo aprovechar para  darles  a conocer los innumerables valores ambientales del Parque de Armentia. Enseñar a los niños a amar la naturaleza les llevará a tener una sensibilidad y especial cariño sobre el medio natural, que contribuirá posteriormente en su cuidado y conservación, ya que para valorar, respetar y querer algo o a alguien hay que conocer.
 






    El día amaneció muy hermoso, con un sol espectacular y una temperatura que ya señalaba la jornada de calor que pasaríamos. Como dice el refrán: Después de la tormenta viene la calma, así que después de tener de compañero inseparable “el paraguas”, por fin el astro rey se dignó a salir e iluminar una preciosa y agradable mañana  para dedicarla por entero a enseñar a los niños el mundo fascinante de la naturaleza y de las aves en particular.
 
 

    Como habíamos quedado, nos reunimos  a las 10 de la mañana en la Basílica de San Prudencio, bella construcción de estilo románico que fue construida a finales del siglo XII y llamada así en honor a este Santo que es patrón de los alaveses y natural de la localidad de Armentia, pequeña población situada al suroeste de Vitoria-Gasteiz y  a tan solo tres kilómetros del centro.
 

    Una vez todos allí y hechas las presentaciones oportunas (entre compañer@s del grupo, padres y niñ@s, 26 personas ah!!! y truska, la perrilla de Oier)  nos encaminamos  hacia  una de las mesas del Parque, donde se colocaron  las magníficas fichas plastificadas que realizó  nuestro compañero Pedro Perez con las fotografías de las aves más comunes del parque de Armentia, fichas que Javier Aizcorbe fue explicando una a una  a pequeños y mayores. 


    Los niños no perdían palabra y sus ojos recorrían las fichas con la esperanza de que cuando empezase el camino se pudiera disfrutar  de la visión y el canto de las aves fotografiadas.
 

    Enseguida nos pusimos en marcha para dar un estimulante paseo por el coqueto y valioso bosque de Armentia.  Dicho bosque alberga una valiosa y variada comunidad faunística entre las que podemos destacar el jabalí y la ardilla, así como aves rapaces y una buena cantidad  de especies de pequeños pájaros como mosquiteros ibéricos, jilgueros, agateadores, arrendajos, pinzones, herrerillos petirrojos y carboneros.
 
Globularia, Siemprejunta (Globularia repens) - Escaramujo (Rosa canina) - Orquidea piramidal (Anacamptis phyramidalis)
 
Lirio azul (Iris xiphium)


    En cuanto al reino vegetal, destacar los ejemplares de quejigos, además de arces, endrinos, majuelos, espinos albares y zarzamoras, también se pueden encontrar brezos, escobizos y enebros y en las partes altas,  hayas,  acebos y serbales. 
 
Orquídea abeja (Orphrrys apifera)

 
    Bordeando los arroyos del parque son frecuentes los arces, avellanos y fresnos, además de diversas flores silvestres, orquídeas y  rosáceas, como la rosa canina o escaramujo,  botón de oro, violetas, lirios, etc... que poco a poco fuimos descubriendo en nuestro paseo.
 

    Mientras caminábamos, Javier Aizcorbe y Pedro Pérez se encargaron de explicar las  nociones básicas y los secretos de las principales especies de pequeños paseriformes, habitantes, que tanto abundan y pululan por este bosque. Contaron curiosidades, como la grieta que nos muestra Pedro en la foto, donde ha anidado este año el Agateador común,  también como iniciarse a identificar a Carboneros, herrerillos, camachuelos, pitos reales, picapinos, chochines, reyezuelos, mitos, petirrojos y mosquiteros ibéricos que nuestro compañero Oscar llama iba localizando y mostrándonos poco a poco, y se enseñó a escuchar sin molestar a las aves despacito y de manera sigilosa, para poder así disfrutar de sus trinos y plumaje de alegres colores.
 
 
    Ramón Elosegui, se unió a impartir datos sobre la flora del parque, y alguna que otra información de interés que todos escuchamos con ganas.
 

    Javier, nos sorprendió con particularidades de otro tipo de fauna, ésta más huidiza y discreta, mostrándonos rastros y huellas de mamíferos, como corzos y zorros.
 
 
    Los niños se quedaron boquiabiertos encontrando y observando las  huellas y  su sorpresa fue en aumento al poder ver  en la parte más alta del sendero, sobrevolándonos,  unos buitres leonados y un busardo ratonero.
Seguimos el sendero dando una vuelta que bajaba en dirección al punto de partida, sintiendo ya los calientes rayos del sol,  este año muy esquivos y escasos por no decir inexistentes.

 

    Ya en la zona habilitada de merendero, proseguimos con una actividad infantil de manualidades que preparó cuidadasomente nuestra coordinadora Ana Mar. 
 
  
    Entre todos los compañer@s (Jjavier, Patricia, Oscar, Pedro, Fabiola, Ramón, Javier, Inma, Roberto, Rosario, Elizeth y Ana Mar.) y demás personas,   fuimos dando a los niños unos cuadernillos de campo, y un puzzle de piezas que formaban un gracioso pajarillo de "Goma eva"  (material desconocido para los mayores,  demasiado y olvidado el tiempo en que hacíamos manualidades en el cole)  las piezas eran para que las pegaran l@s niñ@s en su primer cuadernito de campo.
 
 
    Los peques estaban en su salsa y se les olvidó el fuerte calor reinante, disfrutando muchísimo, de su simpático "pajarito" de gran cabeza.
 
 
 
    Después de adornar su cuadernito de campo, nuestro compañero JJavier les enseñó a que cogieran los lápices de colores y se animaran a dibujar su pajarillo favorito, dibujándoles en directo un petirrojo y dándoles sencillos truquitos para que  perdiesen el miedo al dibujo e ilustrasen fácilmente a las coloridas aves y demás seres vivos en su cuadernillo. 

 

    Cada niño eligió etre las  ficha  su pajarillo preferido  y observando los colores para poder dibujarlo empezaron sin pausa a crear su propio dibujo. Vaya dibujos!!!

Pico picapinos (Dendrocopos major)

Mito (Aegithalos caudatus)
 
    Cuando los calores nos obligaron a decir basta, dimos por concluida la educativa actividad, viendo a los niñ@s despedirse con una sonrisa de felicidad por la bonita mañana que habían disfrutado.




    A la vuelta los organizadores nos dimos un merecido refrigerio y nos dispusimos a comer a la sombra de los árboles de la campa de Armentia, para después, algunos terminar el día en Salburua disfrutando del canto del carricero tordal.
 

    Poder enseñar a los más pequeños  a conocer,  querer y  respetar  la naturaleza es un verdadero privilegio y ver esos  ojos de sorpresa cuando escuchaban el canto de un pajarillo, la alegría de poder localizarlo, disfrutar de los colores de una  flor, la impresión que les causó el encontrar las huellas de un corzo entre el barro, el sonido del grillo, poder soplar y pedir un deseo a un "abuelillo" y su sonrisa, es algo que no se olvida, estos niños buscaron un trébol de 4 hojas y lo encontraron...
 


Fotos de Javier Aizcorbe, Ramon Elosegui, Patricia Tierra y Ana mar Montoya.